Nuestro enfoque

Nuestro enfoque, el arte del cambio

La terapia breve estratégica es un modelo psicoterapéutico desarrollado por el profesor Giorgio Nardone y Paul Watzlavick  desde la investigación del MRI  (Bateson, Hay, etc.)y sustentado en las bases epistemológicas del constructivismo radical (E.von Glasersfeld, H. Von Foerster), la teoría de los sistemas (E. Yon Bertalanffy), la pragmática de la comunicación (P. Watzlawick, Beavin, Jackson), la lógica estratégica (J. Elster, N. Da Costa, G. Nardone) y la moderna teoría de los juegos (J. Von Neumann), sin olvidar la influencia del gran maestro Milton Erikson.

Percepción de la realidad

El enfoque estratégico se basa en que para resolver un problema debemos entender cómo funciona y se mantiene en el presente, partiendo de que los intentos de solución puestos en práctica por lo general son los que mantienen y alimentan el problema. Todo ello implica que los problemas emocionales son el resultado de la percepción de la realidad del individuo.

Terapia estratégica

La terapia estratégica se caracteriza por encontrar soluciones aparentemente simples para problemas complejos. En vez de preguntarnos el por qué una persona tiene un problema nos preguntamos cómo funciona el problema para con ello generar los cambios necesarios en base a la idea formulada por Von Foerster “Si quieres ver, aprende a obrar”, es decir, para actuar de un modo diferente (más funcional) es necesario percibir el mundo de una forma diferente. Cada patología se concibe como un equilibrio disfuncional que transformar en funcional, no como una enfermedad biológica que curar.

Problemas emocionales

Por ello desde nuestra perspectiva los problemas emocionales serían producto de disfunciones perceptivas y reactivas a la realidad que cada persona construye a través de sus disposiciones y acciones. De este modo si cambian las percepciones de la persona, cambiarán también sus reacciones y se resolverá el problema (Watzlawick y Nardone).

Nos centramos en el presente – excepto para ver lo que se ha intentado hacer- , puesto que entendemos que el pasado no puede cambiar. Los terapeutas estratégicos nos centramos desde el primer contacto en cómo funciona el problema, cómo la persona ha intentado resolver el problema y cuál es la forma más rápida y eficaz de cambiar la situación problemática.

Eficacia de nuestro enfoque

Trastornos fóbicos y ansiosos

(95% de los casos)

Trastornos frecuentes del humor

(82% de los casos)

Trastornos obsesivos y obsesivos-compulsivos

(89% de los casos)

Trastornos de la infancia y de la adolescencia

(82% de los casos)

Trastornos de alimentación

(83% de los casos)

Trastornos de dependencia a internet

(80% de los casos)

Disfunciones y trastornos sexuales

(91% de los casos)

Psicosis, trastorno borderline y de personalidad

(77% de los casos)