TRASTORNOS ALIMENTICIOS: OBESIDAD.

La obesidad se define como un exceso de peso. En las sociedades del llamado primer Mundo la obesidad se está convirtiendo en un problema con graves repercusiones para la salud (diabetes, hipertensión, problemas cardiovasculares, etc.) y elevados costes económicos para los estados. Por otro lado la “moda” por la delgadez que nos venden los medios de comunicación ha llegado a extremos alarmantes, haciendo que muchas personas se obsesiones con el peso, aumentando las operaciones de cirugía estética o las reducciones de estómago. Llegando, en algunos casos, a producirse una distorsión de la imagen corporal.

Si abrimos una revista o ponemos la televisión encontramos múltiples reportajes de dietas milagrosas o fármacos para adelgazar, que como muestran las cifras elevadas de sobrepeso, no sirven para nada.

El seguir estas dietas aumenta nuestra ansiedad, por lo que tras periodos restrictivos puede aparecer otros de sobre ingesta (comer compulsivo), siendo más perjudicial para la salud las oscilaciones en el peso que el sobrepeso n sí mismo.

Si quieres llevar una alimentación sana, aumentar tu nivel de actividad (ejercicio), aprender a relajarte, a mejorar la imagen que tienes de ti mismo (autoestima) no dudes en contactar con nosotros, son muchas las personas que lo han conseguido.

TRASTORNOS ALIMENTICIOS: ANOREXIA/BULIMIA.

La anorexia nerviosa es un trastorno del que se habla mucho pero no se conoce en realidad. Para que exista un problema clínico tiene que existir un miedo a engordar que no decrece en la medida en que el peso disminuye, alteraciones de la imagen corporal (nos vemos obesos sin estarlo), una pérdida de peso de al menos el 25 por 100 del que correspondería según la edad y la estatura, negativa del afectado a mantener el peso por encima del mínimo normal y ausencia de enfermedad física que se considere responsable de la pérdida de peso.

Aproximadamente el 50 por 100 de los pacientes anoréxicos presentan además bulimia, aunque también se puede dar el trastorno por separado. En la bulimia existen episodios de ingesta compulsiva de alimentos seguidos de conductas para eliminarlos (vómitos, ejercicio compulsivo, diuréticos, etc.). Las bulímicas no tienen porque presentar un peso inferior al considerado normal, incluso en ocasiones puede ser superior.

Existen unas características de personalidad específicas en estos trastornos, personas muy autoexigentes, con buenas notas, con madres también autoexigentes en una alta proporción. Sin embargo no debemos olvidar que la anorexia nerviosa es un problema grave que tiene una tasa de mortalidad entre el 15 y el 20 por 100 como consecuencia del deterioro al que conduce la pérdida de peso y la deficiente alimentación, además de otros problemas de salud (alopecia, ausencia de menstruación, caries, problemas digestivos, etc.).

Ante el tratamiento hay que aclarar en primer lugar que no se busca el aumento de peso (si está dentro de los parámetros normales) sino su mantenimiento, la adquisición de hábitos saludables y la eliminación de conductas perjudiciales así como el aumento de la autoestima y control de la ansiedad. Ayudamos tanto a los afectados como a sus familiares, ya que estos trastornos son en ocasiones devastadores para el núcleo familiar.