AUTOESTIMA.

Puede definirse la autoestima como el sentimiento de aceptación y aprecio a uno mismo, que va unido al sentimiento de competencia y valía personal. El concepto que tenemos de nosotros mismos no es algo heredado, sino aprendido de nuestro entorno, mediante la valoración que hacemos de nuestro comportamiento y de la asimilación e interiorización de la opinión de los demás respecto a nosotros.

A pesar de ser una de las dimensiones más importantes de nuestra personalidad, muchas personas no tienen conciencia de su autoestima. Como decía Oscar Wilde: “El amor a uno mismo es el principio de un romance para toda la vida”. Nosotros debemos ser los que mejor nos conozcamos, los que sepamos cuales son nuestras virtudes y nuestros defectos para aceptarnos y aprender a mejorar. La importancia de la autoestima radica en que nos impulsa a actuar, a seguir adelante y nos motiva para perseguir nuestras metas.