OBSESIÓN – COMPULSIÓN

Hay personas más ordenadas, limpias y cuidadosas, cuando estas conductas alcanzan extremos maniáticos estamos hablando de un trastorno obsesivo-compulsivo. Este trastorno se caracteriza por la presencia de ideas (obsesiones) y comportamientos (compulsiones) que la persona no puede dominar y le producen ansiedad. Las obsesiones son ideas (pensamientos, impulsos o imágenes) persistentes, intrusivas, disparatadas y no deseadas que no puede sacar de su cabeza.

Por ejemplo: necesidad de un orden determinado, miedo a contaminarse, dudas de lo que ha hecho (ej: cerrar la llave del gas), imágenes recurrentes (violentas o sexuales), o impulsos (decir obscenidades, insultar, agredir, etc).